Catedral de La Serena: La Historia levantada en piedra - Plan Serena

Catedral de La Serena: La Historia levantada en piedra

Share This
CSC_1006

La catedral de La Serena es uno de los edificios distintivos de nuestra ciudad, la altura de su campanario la convierten en una estructura referencial que puede ser apreciada desde diversos puntos de la urbe haciendo de esta centenaria iglesia la obra arquitectónica más sobresaliente de nuestro casco histórico, y es precisamente su ubicación privilegiada en la sección sureste de la plaza la condición que la hacen testigo y escenario de múltiples eventos desde los primeros años coloniales hasta la actualidad. 

Durante los inicios de la urbe colonial el campamento español estuvo ubicado en el sector donde actualmente se encuentra la iglesia santa Inés, desde ese lugar y de forma muy paulatina se fueron ocupando los solares que forman el contorno de la plaza de armas. La tradición colonial implicaba actos de marcado simbolismo religioso la cual se evidencia en la fundación de la ciudad misma al ser encomendada con el nombre de San Bartolomé de La Serena.

DSC_0323
Foto: planserena
Como una acción de aliento a la acción refundacional el vicario y posterior primer obispo de Santiago don Rodrigo González de Marmolejo habría designado como primer Sacerdote a Hernando Márquez, por lo que se hizo evidentemente necesario la construcción de la iglesia matriz la que habría estado ya terminada para 1561, fecha en que se erige el obispado de Santiago, informes posteriores redactados por el obispo Fernando de Barrionuevo en 1567 dan cuenta de que la atención de la parroquia de La Serena era atendida por el “ordinario” de Santiago. Estos antecedentes nos dan un marco temporal entre que la iglesia se construye y se habilita para el culto activo de los vecinos de la naciente villa.
 -
Esta iglesia catedral considerada monumento nacional desde 1981 ha sufrido múltiples transformaciones desde la edificación de la primitiva que los españoles levantaron en torno a la plaza hasta la actual construida de piedra. Durante la colonia la entonces matriz enfrentará procesos de constante reforma y restauración siendo los movimientos sísmicos los principales causantes de su deterioro, sumado a esto podemos mencionar que la iglesia también fue incendiada durante el asalto de Bartolomé Sharp a La Serena en 1680 por lo que el proceso de reposición de la iglesia matriz se inició aproximadamente en la década siguiente, esta vez construida en piedra, se presume que esta situación de constante incertidumbre sobre la posibilidad de repetir un evento como este repercutió en el hecho a que todas las iglesias de las órdenes religiosas se construyeron en piedra dejando atrás este primer periodo donde estos edificios fueron principalmente de adobe. En 1684 el gobernador José de Garro hace aportes para la construcción de la iglesia la que sin embargo a muchos trabajos no estaría concluida hasta 1741. Cien años duraría la iglesia del último periodo colonial.

Debido al reconocimiento que el Vaticano hiciera de la independencia de Chile en 1841 se desmembró la parroquia de La Serena del obispado de Santiago y elevada al rango de obispado en julio de ese mismo año, posteriormente y a razón de la nueva dignidad eclesiástica 1844 fue contratado el arquitecto francés Juan Herbage para proyectar la nueva sede episcopal para lo cual se inició la demolición de antigua iglesia de 1741 recuperándose sus ladrillos de piedra en la construcción de la nueva iglesia. En este periodo es que el sagrario fue trasladado hasta la iglesia de La Merced, claustro que había sido confiscado por la naciente republica a la orden mercedaria obligando a la secularización de sus frailes, esta es la razón por la cual esta iglesia también suele ser llamada del “sagrario”. En el intertanto el primer obispo de La Serena, Mons Jose Agustín de la Sierra tomó posesión del  cargo en 1844 ocupando la iglesia de San Francisco como sede provisional de su catedra mientras se finalizaba la construcción de la catedral serenense a la cual le puso su primera piedra en enero de ese mismo año.

Importante participación de la construcción de la iglesia catedral tuvo el intendente Juan Melgarejo, de quien puede apreciarse un cuadro en el museo Gabriel Gonzalez Videla donde en el fondo puede apreciarse la proyección del templo. El mismo llevo adelante gran parte de las obras y obtuvo los recursos necesarios para su finalización.

El anciano obispo de la Sierra no pudo ocupar la nueva catedral falleciendo en agosto de 1851 a días de que estallara la revolución contra la presidencia autoritaria de Manuel Montt, en este mismo evento, en el llamado sitio de La Serena la iglesia fue impactada por los disparos de artillería del ejército central dañando su estructura. El campanario estaría finalizado en el año 1854, mismo año en que arribó al puerto el piso de mármol. Al año siguiente el templo será ocupado para el culto activo siendo consagrado definitivamente por el segundo obispo Mons Justo Donoso Vivanco en 1856.

DSC_0267
Fuente: Planserena
Es importante destacar la belleza de los 7 vitrales que forman las ventanas de esta iglesia, las que no dejan indiferente a nadie. Fueron encargados a la prestigiosa casa Mayer de Munich en Alemania para el año 1891 durante el episcopado de Florencio Fontecilla, y habrían estado ya instalados a en 1904. El conjunto está formado por las imágenes de Santa Rosa de Lima, San Bartolomé, San Pedro, San Pablo, Santa María (auxiliadora) San José y el Santísimo Sacramento. Se consideran también como parte de esta hermosa colección los vitrales en la parte superior de las puertas laterales.

La casa de Franz Mayer es hasta la actualidad la más longeva empresa dedicada al arte y confección de vitrales, su prestigio la pone como la máxima exponente de este arte el cual podemos apreciar en diversas iglesias principalmente en la capital. En Chile no solo podemos apreciar su obra en un contexto religioso ya que también podemos reconocer su estilo en el vitral de la Justicia en el Palacio de Tribunales de Santiago del cual son autores. Si bien la mayoría de los vitrales de esta casa en Chile fueron fabricados en los talleres franceses es interesante destacar que el vitral de San Pablo tiene la firma de la casa y hace mención a Munich lo que nos hace presumir que son originarios de la casa matriz. 

DSC_0436 El campanario de la catedral ha sufrido variadas modificaciones, inicialmente tenía un modelo muy sencillo posteriormente en 1912 quedaría terminado el campanario propuesto por Eugenio Joannon,  la actual estructura fue construida por Eduardo Young en 1930. Durante la aplicación del plan serena, el presidente Gabriel González Videla junto al Arzobispo Mons. Alfredo Cifuentes patrocinaron el retiro del estuco en todas las iglesias de piedra con el objetivo de lograr recuperar la impronta colonial de la construcción dejando la piedra a la vista, esta importante intervención fue supervisada por el arquitecto Alfredo Benavides entre 1952 y 1956.

Las últimas modificaciones importantes las podemos ver en la instalación del órgano en el sector del presbiterio, situación muy particular dentro de las iglesias de Chile, Este colosal instrumento musical es único en su tipo fue regalado a la iglesia por la acaudalada vecina Juana Ross de Edwards  ha sido cosntantemente sometido a trabajos de mantención y restauración lo que permite que se encuentre operativo para la celebración de la liturgia, en cuanto al cristo que pende tras del órgano podemos decir que fue instalado en el tercer cuerpo del campanario pero fue reubicado por el Arzobispo Fresno por cuanto era indigno que nuestro señor Jesucristo se encuentre cubierto por las fecas de las aves que se posaban sobre el, esta es la razón por la cual fue puesto al final de la nave central.

DSC_0428

La catedral forma parte importante de nuestro centro cívico por lo que ocupa un lugar importante no solo como un lugar de oración, también es un lugar donde se congrega gran parte de la historia de la ciudad de La Serena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lugares Patrimoniales de La Serena